Doña Porota, tuvo 4 hijos: Pedro, José, Miguel y Cacho.

Los cuatro fueron creciendo y se fueron a vivir solos, sin embargo, tenían la costumbre de semanalmente, juntarse a comer todos, junto a Porota, la jefa del clan.

Acordaron los 4 hermanos, que repartían en partes iguales los gastos de la cena, incluído los de Porota. Todos tenían ingresos similares en sus respectivos trabajos.
Con el tiempo, Pedro, se casó y tuvo 2 hijos. José, se amontonó y no tuvo hijos. Miguel, tuvo 4 retoños. Cacho ... Cachito, tuvo 10 hijos con su esposa.
 
Volviendo a la cena ... si salió 1000 pesos la cena, cada uno pone $ 250. Sin embargo ...
 
Pedro y su familia: eran 4 personas. O sea ... $250 / 4 ... morfaron por $62.5 por persona
José y su mujer, 2 --> $ 125 por persona.
Miguel con su esposa e hijos, 6 --> $41.66 por persona
Cacho, 12. --> $20.83 por persona.
 
Por pedido de la doña y también por sentido solidario, a pesar de no ser justo, siguieron dividiendo por 4 familias.
En uno de esos vaivenes del país, los números empezaron a apretarles a todos. Los 3 primeros, durante años sentían que los estaban pasando para el fondo ... y se notó más cuando el número apretó.
 
José, Pedro y Miguel, decidieron bajar la cantidad de vino que tomaban en la cena familiar y sólo una gaseosa para cada pibe. Todo para bajar los costos y seguir manteniendo la costumbre familiar de al menos una vez por semana, estar todos juntos.
 
Sin embargo, la conclusión de Cacho fue ... "20 mangos por pera ... es barato salir a comer". Y era verdad esto ... a ÉL, le salía barato, porque los otros pagaban fuera de proporción. Entonces, como le resultaba barato llevar a comer a 12 personas, Cacho dijo: "Yo ceno con champán y a los nenes les pido dos platos de comida distintos por si no les gusta uno o cambian de opinión". Total, se dividía entre todos.
 
Como era razonable que pase, un día se juntaron los hermanos, y 3 contra 1, decidieron que la cena se empezaba a dividir por cabeza y no por familia.
Entonces eran 4 + 2 + 6 + 12 = 24 personas. Es decir, 1000/24 = $ 41,66 por persona.
Por lo tanto, la cena a Pedro, pasó de costarle $ 250 a $41.66 x 4 = $166.64
José, de 250 a $83.32
Miguel, de 250 a $ 249.96.
Cacho, de 250 a $499.92.
 
Cacho se enojó muchísimo, olvidandose que durante años, el resto pagó la mayoría de su consumo.
 
Doña Porota se llama Argentina, Cacho es CABA y GBA, y los otros tres salames es el resto del país. Usted acaba de entender el esquema de subsidios implementado por una década y un cacho.


Pin It
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado